Viernes, 1 de abril de 2005. Año XVII. Número: 5.589.
ÚLTIMAS NOTICIAS TU CORREO SUPLEMENTOS SERVICIOS MULTIMEDIA CHARLAS TIENDA LOTERÍAS
DEPORTES En vivo: Barça 1 - Betis 2  |  Federer - Nadal
Primera
Opinión
España
Mundo
Ciencia
Economía
Motor
Deportes
Cultura
Toros
Comunicación
Última
Índice del día
Búsqueda
 Edición local 
M2
Catalunya
Baleares
 Servicios 
Traductor
Televisión
Resumen
 de prensa
Hemeroteca
Titulares
 por correo
 Suplementos
Magazine
Crónica
El Cultural
Su Vivienda
Nueva Economía
Motor
Viajes
Salud
Aula
Ariadna
Metrópoli
Universidad
 Ayuda 
Mapa del sitio
Preguntas
 frecuentes
Si me engañas una vez, tuya es la culpa. Si me engañas dos, la culpa es mía (Anaxágoras)
 CIENCIA
Identifican la zona del cerebro que se activa cuando se siente confianza
ROSA M. TRISTAN

MADRID.- La confianza, una actitud clave en las relaciones entre los seres humanos, no sólo es una cuestión de comportamiento social, sino que está ubicada en una zona muy concreta del cerebro: el núcleo caudado, uno de los glangios centrales de nuestro sistema neuronal. Cuando una persona confía plenamente en otra, este núcleo inicia una gran actividad nerviosa.

Para este experimento, que hoy se publica en la revista Science, el equipo de investigadores del colegio de Medicina de Baylor, en Houston, utilizó un juego en el que los participantes se apostaban dinero. Para analizar su respuesta se les tenía conectados a un escáner que emitía las imágenes de una resonancia magnética de sus cerebros.

Los científicos, dirigidos por el neurólogo Brooks King-Casas, utilizaron a 48 parejas de voluntarios, a los que dividieron en tres grupos: en uno debían mostrar benevolencia con el contrario, otro ser neutral y un tercero actuar con cierta maldad. En total, se realizaron 10 rondas del juego, que consistía en intercambiarse dinero sin conocer al contrario. Uno de los dos jugadores invertía en otro, que veía triplicada automáticamente esa cantidad y devolvía lo que quería al primero. En función de esa cantidad, se iba configurando la confianza que merecía esa persona y se detectaba una actividad neuronal mayor que cuando el individuo en cuestión no actuaba benévolamente y, por tanto, no era de fiar.

recomendar el artículo
portada de los lectores
copia para imprimir
Información gratuita actualizada las 24 h.
 SUSCRIBASE A
Más información
Renovar/Ampliar
Estado suscripción
Suscríbase aquí
 publicidad
Haz Click Aquí
  Participación
Debates
Charlas
Encuentros digitales
Dazibao
Correo
PUBLICIDAD HACEMOS ESTO... MAPA DEL SITIO PREGUNTAS FRECUENTES

elmundo.es como página de inicio
Cómo suscribirse gratis al canal | Añadir la barra lateral al netscape 6+ o mozilla
Otras publicaciones de Unidad Editorial: La Aventura de la Historia | Descubrir el Arte | Siete Leguas

© Mundinteractivos, S.A. / Política de privacidad